El final de El Mochuelo con los organizadores y la cifra recaudada / JSP

La ciudad responde a la llamada de Cáritas

Numerosos vecinos han colaborado con sus aportaciones económicas con el Mochuelo, además de la entrega de alimentos

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Cáritas Trujillo vuelve a estar de enhorabuena. Ni la crisis sanitaria, ni la económica, han detenido el movimiento solidario que se crea en la ciudad en los días cercanos a la Navidad. «Trujillo y la comarca siempre responden a nuestra llamada», sostiene la directora de la entidad local, María Isabel Pablos. Así se ha hecho un año más, con la entrega de cientos de donativos y de kilos de alimentos y productos de limpieza, dirigido todo ello a las personas con pocos recursos.

Una de esas acciones protagonistas ha sido El Mochuelo, un programa maratoniano, promovido por representantes de medios locales que se llevó a cabo el pasado viernes en el palacio de los Barrantes Cervantes, con la colaboración de la Fundación Obra Pía de los Pizarro. Tiene más de 25 años de tradición. En esta ocasión, se consiguieron más de 20.300 euros, una cifra parecida a ediciones anteriores. «Solo puedo dar las gracias y sentir plena satisfacción por esa respuesta», explica Pablos.

«Hola, te llamamos del Mochuelo de Cáritas». Fue una de las frases más repetidas durante este espacio de más de doce horas de duración. Y es que, llamada a llamada, con números facilitados en muchos casos por invitados y realizada por voluntarios de Cáritas, se fueron consiguiendo las numerosas aportaciones. Hubo desde diez euros, que fue la mínima, hasta donativos anónimos de más de mil. Además, se contó con el apoyo de Cajalmendralejo. No faltaron la puja o 'venta' de regalos donados por diferentes negocios. El pago de esos presentes va para esta causa.

Participación

En este espacio, asimismo, se contó con la participación de representantes de entidades sociales, deportivas y empresarial, así como integrantes de la Corporación municipal, tanto del PSOE, como del PP. También participaron colegios con sus villancicos. Las notas musicales llegaron a través del dúo Carmen Tamayo y José Manuel Ortega, además del Son del Berrocal y de la agrupación de los Coros y Danzas Virgen del Rosario.

Una de las trabajadoras de Cáritas, Sofia de Tapia, recuerda asimismo que, aunque este espacio se realiza un día concreto, vecinos comenzaron a llevar sus donativos incluso quince días antes, «porque, después de tantos años, saben que, al menos, tienen esta cita anual con la solidaridad». No obstante, la mayoría de los participantes comenzará a partir de ahora a aportar las cantidades ofrecidas. Una vez que pasen las navidades, Cáritas también recordará a esos participantes que paguen esa cuantía comprometida, en el caso de que no se haya hecho. También es cierto que hay una parte mínima que se queda sin cobrar.

El Mochuelo es la cuestación más importante que tiene Cáritas. La directora reitera que esta recaudación servirá para ayudar a los que menos tienen, como puede ser con la compra de alimentos, el pago de medicamentos, así como de recibos, entre otras necesidades que se tengan que cubrir. En la actualidad se ayuda a unas 40 familias, muchas de ellas con menores.

Alimentos

De forma paralela a esa recaudación económica, diversas organizaciones han hecho, en los últimos días, una importante entrega de alimentos a Cáritas. «Esta labor también es gratificante». Gracias estas aportaciones, la entidad no se tendrá que gastar dinero en estos productos y podrá destinar esa cantidad a cubrir otras carencias, apunta María Isabel Pablos. Así lo ha hecho el centro trujillano Aspace Cáceres, como forma también de colaborar con el Mochuelo. Fuentes de la entidad apuntan que los propios usuarios pidieron colaborar con esta iniciativa. Por ello se solicitó el apoyo de las familias con la aportación de una cuantía económica para la compra de alimentos. La respuesta fue muy buena, se detalla desde Cáritas.

El instituto Francisco de Orellana también ha hecho una importante recogida de alimentos, con la implicación del alumnado de diversos niveles. Se han obtenido más productos de los esperados, según la entidad. Cada curso ha aportado un tipo de alimento, explica la educadora social Laly Cerro

Pablos, asimismo, señala que igualmente han colaborado con su particular 'Operación kilo' la población de Plasenzuela. Además, se tiene previsto que colaboren con alimentos otros municipios. Y es que, Cáritas también ayuda a familias de la zona.

Estas iniciativas se unen a la campaña 'la canastilla del Niño Jesús', que ha puesto en marcha este fin de semana la parroquia, dirigida por el párroco Juan Carlos Milla. La intención es que se entreguen alimentos no perecederos en las iglesias, en la hora de las misas. «Trujillo y los pueblos de alrededor siempre son solidarios, gracias por tantas donaciones», añade el personal de Cáritas con caras de satisfacción.