La ciudad recupera la actividad plenaria con un intenso debate sobre los gastos

Sesión plenaria en el Ayuntamiento de Trujillo /JSP
Sesión plenaria en el Ayuntamiento de Trujillo / JSP

Hubo que levantar reparos puestos por Intervención, con las críticas de la oposición

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

«Si puedo pedirle algo a los Reyes Magos, sería un secretario, una RPT y un presupuesto». Ese fue uno de los últimos deseos que pronunció ayer, el alcalde, Alberto Casero, al finalizar una larga sesión plenaria de más de 4 horas y 40 minutos, con un debate intenso en algunos momentos. Este Pleno llegó tras una ausencia de siete meses por la falta de secretario. De hecho, para esta ocasión, actuó como tal el arquitecto municipal, Manuel Ruiz, con un nombramiento provisional.

Esas tres peticiones del primer edil estuvieron muy vinculadas a algunos de los temas más debatidos en esta sesión plenaria. Quizá, la confrontación política más acalorada llegó con los temas económicos vinculados, sobre todo, a un reconocimiento extrajudicial de crédito, así como a los reparos puestos por Intervención ante diferentes facturas. Este hecho provocó que el alcalde tuviera que explicar gastos relacionados, principalmente, con la delegación de Cultura y Festejos. Aludió que esa situación había llegado por la falta de consignación presupuestaria. Mientras, los líderes de la oposición pidieron que ponga el freno a ese gasto municipal y demandaron un presupuesto. El de este año está prorrogado del ejercicio 2017.

La mayor tensión llegó con la propuesta de levantar un reparo vinculado a unas facturas con un total de 329.612 euros. Ese levantamiento es la medida para abonar ese gasto que ha tenido la Administración local, pero no ha contado con esa consignación presupuestaria.

Un palo al Gobierno

Los líderes de la oposición afearon la actitud del equipo de Gobierno ante este hecho y destacaron la justificación detallada en el informe de Intervención. Se indica que ha habido «defectos en la tramitación de expedientes de contratación, como procedimiento inadecuado, carencia de pliego de cláusula, ausencia o insuficiencia de proyectos, así como insuficiencia de consignación presupuestaria».

Entre otras facturas, están los más de 6.000 euros de los campamentos urbanos, los 35.000 euros de la Cervezada, así como los 36.000 euros del concierto de Carlos Baute, además de los 12.000 de la feria del caballo.

El portavoz del PSOE, Fernando Acero, afirmó que este hecho profundiza en el «desastre económico del Ayuntamiento». Consideró, además, que los dirigentes trujillanos «se están pasando la ley de contratos por el arco de triunfo». Igualmente, insistió en que se está actuando de forma prepotente. Por ello, pidió que se cambie la forma gobernar, porque si no, tomarían otras medidas como oposición.

El portavoz del IU, Joaquín Paredes, consideró que este reparo es «el mayor palo que se puede dar a un equipo de Gobierno». También apuntó que el 80 por ciento de este dinero se dedica a Cultura y, concretamente, a Festejos. Señaló que no se aplica ni un euro a cultura, «en minúscula», como generador de conocimiento, de buen hacer y de ocio bien entendido. Para Paredes, esa cuantía estaría bien invertida, «si hubiera una tasa de retorno». Añadió que el gran problema de los reparos es la falta de presupuesto.

Falta de consignación

Ante las críticas, el alcalde quiso insistir en que esta situación solo proviene por la falta de consignación presupuestaria y que primero ha habido una modificación presupuestaria. Reiteró que no se ha cometido ningún tipo de ilegalidad y se respeta la ley de contratos. «El interventor lo explica de forma genérica», apostilló. Entre las facturas existentes, están las verbenas, que es una petición de la ciudadanía. Recordó que la más cara fue el de las fiestas de Huertas de Ánimas.

Casero también apuntó que este año se ha reducido considerablemente la aportación de la Feria de la Cerveza pasando de 85.000 a 35.000 euros. «Intentamos que eventos que se han consolidado puedan celebrase», puntualizó.

Este Pleno también sirvió para aprobar el Plan General Municipal, tras abrir un segundo periodo de información pública y estudiar 55 alegaciones. De este total, 25 fueron aceptadas en su totalidad, 14 parcialmente y 16 fueron desestimadas. Con la aprobación de este plan, se podrá desbloquear iniciativas privadas que se pretenden poner en marcha y ampliar algunos negocios.

 

Fotos

Vídeos