María Teresa Pérez-Zubizarreta, en el balcón de su hogar, en la plaza Mayor / JSP

La ciudad despedirá hoy a María Teresa Pérez-Zubizarreta, que falleció ayer por la mañana

Pionera en muchos campos, inmortalizó con sus fotografías el devenir de la plaza Mayor, así como numerosos acontecimientos.

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Vecina ilustre, con las puertas de su casa siempre abierta. Desde su balcón privilegiado, tuvo la oportunidad de inmortalizar la historia más reciente de la plaza Mayor. María Teresa Pérez-Zubizarreta, perteneciente a una familia muy conocida en la ciudad, falleció ayer por la mañana, a los 93 años de edad. Nació un 27 de junio de 1928. El entierro será esta mañana, a las once, en la iglesia de San Francisco, según han confirmado fuentes de la asociación Coloquios Históricos de Extremadura, entidad con la que colaboró durante décadas, hasta que sus problemas de salud se lo permitieron.

María Teresa Pérez-Zubizarreta fue una adelantada a su tiempo en diferentes campos. Uno de ellos fue la fotografía, siguiendo los pasos de su padre. Durante décadas, desde ese balcón de su hogar, fue plasmando con numerosas instantáneas la evolución de la plaza Mayor, así como importantes acontecimientos. En 2012, donó más de 5.000 fotografías al Archivo Histórico Municipal de Trujillo. Ante este hecho, la corporación municipal de aquel momento, en una sesión plenaria, le rindió un sentido homenaje. Además, se destacó que esta mujer, muy ligada al movimiento asociativo local, había representado la entrega, el esfuerzo y la gratitud hacia la tierra que la vio nacer, además de su compromiso con la ciudad. También tuvo otros reconocimientos.

Pérez-Zubizarreta, además, tuvo la oportunidad de participar en diferentes publicaciones. Una de ellas fue 'Trujillo en fotos 1840-2006', libro elaborado junto a su hermano Manuel y al cronista oficial trujillano José Antonio Ramos.

Durante décadas, participó en el Centro de Iniciativas Turísticas, asi como en la creación de los Coloquios Históricos de Extremadura. De hecho, en esta ultima organización, ya convertida en asociación, trabajó de forma muy activa en su junta directiva. A pesar de su edad, manejaba la informática y tenía su particular cuenta en Facebook.

María Teresa, con un carácter abierto, mantuvo su casa siempre a disposición de conocidos y foráneos para que pudiesen disfrutar de las vistas. De hecho, televisiones de diferentes ámbitos tuvieron la oportunidad de grabar desde sus balcones.

Familiares y amigos podrán despedir esta mañana a esta mujer que fue siempre muy querida.