La Vuelta por su paso por la plaza Mayor. / ARMANDO MÉNDEZ

Cientos de personas arropan a La Vuelta en un ambiente festivo

El pelotón recorrió las calles principales de la ciudad

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Cientos de personas, muchas de ellas llegadas de distintos puntos de la región, arroparon esta mañana, en medio de un gran ambiente, a la gran caravana de La Vuelta Ciclista a España, que hizo su parada, por primera vez, en la ciudad trujillana. Se debió a que la salida de la etapa de hoy se ha producido en el municipio cacereño dirección al Alto de Piornal, donde está la meta. En primer lugar, se produjo una salida neutralizada para que el pelotón recorriera las calles principales de la ciudad y pasara por la plaza Mayor, con la estatua de Francisco Pizarro como testigo.

El ambiente festivo ya comenzó sobre las nueve de la mañana, en la explanada del recinto ferial, habilitada para la ronda española. A un lado, estaba el escenario principal, donde se situó el gran público y por donde vieron pasar a los ciclistas. También hablaron algunos ya retirados, como Purito Rodríguez y Alberto Contador, quien se llevó una fuerte ovación al recordar que su familia es extremeña. «Venimos de Cáceres a disfrutar de La Vuelta», señalaba la familia Rayo. Ya estuvieron el año pasado en Guadalupe. Esta zona, poco a poco se fue llenando de aficionados, para disfrutar de esos momentos previos al inicio la etapa.

Otra zona se acotó para las personas invitadas, en donde las empresas patrocinadoras pusieron diferentes carpas. En este espacio, entre otros asistentes, estuvieron integrantes de la asociación ELA Extremadura, procedentes de Mérida, Villanueva de la Serena y Talavera de la Real, con el fin de dar visibilidad a esta enfermedad.

Ya en la línea de salida, se agolparon cientos de aficionados intentando inmortalizar ese momento, que pasará a la historia de la ciudad. Junto al director de La Vuelta, Javier Guillén, estuvieron las autoridades locales, regionales y provinciales, además del periodista Roberto Gómez, que ha sido uno de los promotores de que llegue la ronda española a Trujillo.

Una vez que se dio ese pistoletazo de salida, los corredores fueron por el centro de la ciudad. Para ello, algunos balcones se engalanaron con las banderas de España y de Extremadura.

El lugar más concurrido, como era esperar, fue la plaza Mayor. Ya, sobre las 11.15 horas esperaba una pareja de un irlandés y una inglesa que viven en Montánchez y que son aficionados al ciclismo. «Nos gusta mucho La Vuelta, Extremadura y España en general», señalaban Caterina y Vicente, con su particular acento.

Ya, sobre las 11.45 horas, comenzó a pesar por la plaza toda la inmensa caravana de la ronda española, bajo los aplausos de los asistentes. Los más intensos estuvieron dirigidos a la Guardia Civil, hasta que pasó el gran pelotón de ciclistas sobre las 12.15 horas, que se llevaron la ovación de la jornada. Algunos aficionados quisieron también mostrar las banderas de España y Colombia.

«Ha sido interesante pero no ha durado nada», añadía otra asistente, Amelia Keane, de origen belga e irlandesa, pero residente en Cáceres. Ya, pasada esa hora, la ciudad, poco a poco irá recobrando la normalidad, tras estas intensas horas.