Belén de Miguel renuncia a liderar Izquierda Unida en Trujillo

Belén de Miguel en un acto público, junto a Joaquín Paredes /CEDIDA
Belén de Miguel en un acto público, junto a Joaquín Paredes / CEDIDA

No puede asegurar que la coalición presente candidatura en las elecciones municipales

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

El concejal de Izquierda Unida, Joaquín Paredes, ya renunció hace tiempo a liderar de nuevo la coalición en las próximas elecciones municipales. Ante este hecho, todas las miradas se dirigían a Belén de Miguel, número dos de IU en Trujillo, para coger las riendas de la formación. Nada más lejos de la realidad. «Hace unas semanas, en una asamblea local, expresé a mis compañeros mi decisión de no participar en el próximo proceso electoral municipal», ratifica De Miguel a este diario. Eso sí, matiza que seguirá trabajando hasta el final de esta legislatura en la asamblea local en temas relacionados con el Ayuntamiento y actualidad municipal. Una vez finalizado estos cuatro años, dará un paso atrás.

Esta representante, durante años, de la coalición también apunta que hay más personas que han expresado su intención de no seguir. «Son muchos años y la gente se va cansando», apunta. Además, sostiene que no le consta que haya algún círculo estable de Podemos con intención de participar en el proceso electoral.

Todo ello hace que se abran muchas incógnitas, añade. Ante estas circunstancias y viendo cómo ha evolucionado IU en la ciudad, no puede asegurar que la formación se presente en las elecciones en Trujillo. «Está a un 50 por ciento». No obstante, tiene claro que ya no será una decisión suya.

Responsabilidad

Reconoce que también hay cierto agotamiento. Aclara igualmente que se marcha porque cree que no ha asumido su responsabilidad en la asamblea local de IU. «Hemos estado muy callados estas dos legislaturas. La responsabilidad no recae solo en los concejales. Tenemos concejales porque tenemos una asamblea detrás. Creo que la tónica ha sido el silencio», sentencia.

De Miguel, igualmente, detalla que esta decisión no quiere decir que deje su actividad política, porque esa actividad no tiene que ver con los partidos, sino con el ansia de transformar el mundo y convertirlo en otra cosa mejor. En este sentido, avanza que no le importaría formar parte de una plataforma ciudadana que se crease en la ciudad.

Tiene claro que ni desde Izquierda Unida, ni desde el PSOE ni desde Podemos, se ha conseguido ilusionar a todos la ciudadanía. «A lo mejor se puede generar un proyecto que ilusione a todos». Sugiere que una posibilidad sería renunciar a las siglas y que la ciudadanía se «emocione con proyectos». Por ello, hace un llamamiento a las personas con una ideología de izquierda.