La Banda de Música llevará a cabo el 14 de junio una jornada de puertas abiertas

Integrantes de la Banda de Música de Trujillo. /JSP
Integrantes de la Banda de Música de Trujillo. / JSP

La intención es que la ciudadanía acuda a un ensayo en su local y conozca el funcionamiento de la agrupación

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La Banda de Música de Trujillo 'Antonio Flores' quiere abrir sus puertas para que la vecindad, adulta e infantil, conozca por dentro la agrupación. Por ello, esta formación realizará una jornada de puertas abiertas el 14 de junio, a las ocho de la tarde, en su lugar de ensayo, en los bajos del palacio Juan Pizarro y Aragón.

Una de las responsables de este colectivo, Montse Calero, explica que la idea es que niños y mayores «vean lo que hacemos en la banda y podamos compartir inquietudes». A partir de ahí, podrán no solo escuchar un ensayo, sino acercarse a los instrumentos y preguntar a sus componentes. Calero señala que en un concierto no se ve todo lo que significa pertenecer a esta formación musical. «Hay más cosas, como compañerismo, familiaridad, compartir momentos, así como respeto y disciplina».

Esta responsable también apunta que se ha decidido llevar a cabo ahora esta jornada porque las personas, en junio, tienen más tiempo y están más distendidas. Además, reconoce que, en ocasiones, tanto vecinos como turistas se paran en la puerta de entrada a escuchar. La intención es que ahora entren en el ensayo.

A partir de esta iniciativa, puede surgir que algunos vecinos quieran probar a tocar algún instrumento o que se aficionen a la música de esta formación. «No solo tocamos pasodobles, sino también música moderna», matiza Calero.

Un instrumento y formación

El director de la Banda, Antonio Flores, recuerda que la formación tiene las puertas abiertas a aquellas personas que quieran pertenecer a la agrupación. Para esas personas interesadas, la banda les proporciona instrumentos, así como formación, si la necesitase.

En la actualidad, cuenta con 28 componentes en edades desde los 8 años en adelante. No solo tiene músicos de Trujillo, sino también de poblaciones cercanas, como Torrecillas de la Tiesa o Madroñera. El amor a la música «hace que surja ese gusanillo que se mete en las venas y te hace tener una sensibilidad diferente», apunta el maestro Flores.