Integrantes de la banda de música Antonio Flores el pasado domingo, en la plaza Mayor / JSP

La banda de música Antonio Flores recupera, por fin, las actuaciones

Ya participó hace unos días en la visita del obispo de Plasencia a la ciudad trujillana y estará en el programa solidario El Mochuelo

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

La banda de música Antonio Flores, antigua banda municipal, ha sido una de las grandes ausentes desde que se inició la pandemia. Prueba de ello fue en las fiestas patronales. Sin embargo, la formación llevaba ya tiempo ensayando, aunque con muy pocos integrantes. La ilusión era recuperar las actuaciones y esa ilusión ya se ha hecho realidad.

Con motivo de Santa Cecilia, la formación fue a casa de su director, Antonio Flores, para entregarle la batuta para que dirigiera las primeras piezas ensayadas tras la crisis sanitaria. Fue el 26 de noviembre y suponía, así, la recuperación de las actuaciones. Después, estos músicos tocaron unas canciones en la plaza Mayor. Ese domingo, participaron en la misa.

Su siguiente acto tuvo lugar hace unos días, con la visita del obispo de Plasencia, Ernesto Brotóns, a la ciudad. En la eucaristía, la agrupación interpretó el himno Salve. Asimismo, junto al portal de belén en la plaza, se entonó un villancico. Esta banda, además, participará en el programa solidario El Mochuelo el 15 de diciembre y en un festival de villancicos, el 17.

Una de las representantes, Montse Calero, reconoce que han recibido mensajes de ánimo de muchas personas. «Es lo que da fuerza para continuar», tras una época difícil, señala. También tienen el apoyo del Ayuntamiento.

Necesidad de más componentes

La agrupación, en la actualidad, está formada por cerca de 15 músicos, aunque no todos pueden participar en los ensayos y actuaciones, por motivos laborales y de estudios. Por ello, Calero anima a que se apunten más personas, bien pequeños, bien adultos. En los ensayos, se da tanto la formación necesaria, como se realiza la cesión de un instrumento. Esta representante apunta que, últimamente, han ingresado nuevos pequeños componentes. «Vamos poco a poco». No obstante, con el actual número, comenta que no son suficientes para hacer determinadas actuaciones. Le gustaría que, al menos, hubiese 20 personas, para, además, asegurar la continuidad de la formación.