El alcalde entrega el título de hijas adoptivas a las hermanitas de los ancianos desamparados

Entrega de la distinción de 'hija adoptiva' aprobada por el Ayuntamiento /JSP
Entrega de la distinción de 'hija adoptiva' aprobada por el Ayuntamiento / JSP

Los hizo en la celebración de los 125 años de esta congregación en la ciudad trujillana

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Decenas de personas asistieron el pasado sábado a la fiesta llevada a cabo en la residencia Santa Isabel, para conmemorar los 125 años de la estancia en Trujillo de la congregación 'Hermanitas de los ancianos desamparados', que dirige este asilo. Durante ese tiempo, estas religiosas han estado al servicio de los ancianos, sobre todo, los que menos recursos han tenido.

A esta conmemoración se unió a la entrega, por parte del alcalde, Alberto Casero, del título de hija adoptiva de Trujillo a estas 'hermanitas', por el servicio prestado en la ciudad. Fue concedido por el Ayuntamiento a final de año por unanimidad.

Los actos comenzaron cerca de las once de la mañana con el descubrimiento de una placa en la entrada de este asilo de mayores. Seguidamente, tuvo lugar una eucaristía, presidida por el obispo de Plasencia, José Luis Retana, acompañado por el obispo de Albacete y quien fuera prelado de Coria-Cáceres, Ciriaco Benavente, junto al párroco de la ciudad, Eugenio Albalate y a numerosos sacerdotes. También asistieron decenas de religiosas, además de integrantes de la corporación municipal y representantes de diversos colectivos del municipio.

Tras la misa, el alcalde hizo entrega de ese título de 'hija adoptiva', que lo recogió la madre provincial de la congregación.

El primer edil agradeció a 'las hermanitas de los ancianos desamparados' la labor desarrollada, no solo en Trujillo, sino también en España y en diferentes lugares del mundo. Recordó que siempre hay personas, como estas religiosas, que están dedicadas a dar lo más básico a los demás. «Todo ocurre por la fe. Sin la fuerza de Dios, sería imposible que su obra hubiera crecido», reiteró. Casero no dudó en decir que estas hermanas son un ejemplo para todos.

Tras las palabras de agradecimiento, la coral Troxiello, que participó en la eucaristía, ofreció un recital. Seguidamente, hubo un vino de honor. Por la tarde, continuó el ambiente festivo.

 

Fotos

Vídeos