Apuntalan un edificio situado en la plaza Mayor

Técnicos municipales han detectado algunas deficiencia en su estructura

SIN PELIGRO INMINENTE DE DERRUMBE

El paseo por los soportales de la plaza Mayor se ve, en la actualidad, interrumpido, por el apuntalamiento que han tenido que hacer operarios del Ayuntamiento de Trujillo en un edificio antiguo en los aledaños del palacio de la Conquista. Además, se ha acordonado la zona para evitar que los viandantes pasen por este lugar. A pesar de que es una medida llamativa, la concejala de Urbanismo y portavoz del equipo de Gobierno, Inés Rubio, llama a la tranquilidad. Asegura que no hay un peligro inminente ni de desplome ni de derribo. Prueba de ello es que no se ha tenido que instruir un expediente de ruina. Tan solo se trata de una medida de prevención.

Rubio reconoce que ese apuntalamiento obedece al estado «lamentable del edificio». La estructura del inmueble tiene grietas. Así lo detectaron técnicos municipales. Ante esta situación, el Consistorio ha procedido a notificar dicho estado a su propietario para la rehabilitación y conservación de ese inmueble. Rubio ratifica que el dueño está de acuerdo en acometer las obras necesarias de recuperación. «Mientras se llevan a cabo esas obras, la Administración tiene el deber de apuntalamiento y el vallado para evitar cualquier problema mayor», detalla. Al haber conformidad con el promotor y propietario, el Consistorio no llevará a cabo ningún tipo de acción más.

La portavoz popular recuerda que todos los vecinos tienen la obligación de mantener en buena 'salud' sus inmuebles. «Es su deber», sentencia. En este sentido, el Consistorio ha realizado una revisión genérica del estado de los edificios de la ciudad. En esta inspección, se ha apreciado que existen edificios con deficiencias en su conservación. Estos daños, en un futuro, pueden afectar a sus estructuras, así como al entorno. La mayoría está dentro del casco histórico y del entorno de la plaza Mayor. Ante esta circunstancia, el Consistorio ha recordado los propietarios, mediante una notificiación, que tienen el deber de mantener en un perfecto estado sus inmuebles.