Participantes en el acto celebrado ayer en la plaza Mayor / SP

Un acto reivindica la figura de Pizarro y la historia de la ciudad

Organizado por el Club Rotary Guadalupe-La Hispanidad en la plaza Mayor, estuvo cargado de simbolismo

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Fue una propuesta sencilla, pero cargada de simbolismo o, al menos, es lo que pretendían los organizadores. El club Rotary Guadalupe-La Hispanidad, con el apoyo del Ayuntamiento, llevó a cabo ayer un acto, para resaltar tanto la figura de Francisco Pizarro, como la historia de Trujillo. Se desarrolló, como no podía ser de otra forma, a los pies de la estatua del conquistador trujillano, en la plaza Mayor, en donde no faltaron las intervenciones y una ofrenda floral.

Contó con la presencia del presidente del club organizador, Jaime Ruiz Peña, además de otros compañeros, así como del alcalde, José Antonio Redondo. También participaron el presidente de la Fundación Obra Pía de los Pizarro, Hernando de Orellana Pizarro y el escritor José Luis Gil Soto. Además, asistieron estudiantes del colegio Sagrado Corazón de Jesús y diversos vecinos. Junto a las autoridades, lucieron la bandera del club rotario, así como la cruz de Borgoña.

Ruiz Peña recordó que la intención de este colectivo, entre otros objetivos, es crear una gran fraternidad y reivindicar Extremadura como corazón de la Hispanidad, así como a esos héroes como Pizarro. Igualmente, resaltó la importancia de la participación de menores, para que se den cuenta de la importancia que ha tenido la región en un momento de la historia.

Nombramiento

Este acto también sirvió para nombrar por parte del club rotario a la ciudad 'Civitas origo hispanitatis' o, dicho de otro modo, que Trujillo ha sido uno de los padres y madres que ha dado origen a la comunidad formada por 540 millones de personas, llamada Hispanidad.

Este acto también incluyó la exaltación a Francisco Pizarro a cargo de Gil Soto. En esta intervención, afirmó que ha sido uno de esos hombres «que forjaron lo que somos a uno y otro lado del charco», además de que tendió puentes. Por ello, pidió que se exalte su figura, «con inteligencia, sin aspavientos, con determinación y sin complejos». En esta línea también habló De Orellana Pizarro, quien recordó que los más jóvenes son lo que ahora deben sentirse orgullosos de ser trujillanos y de su historia. Seguidamente, llegó la ofrenda floral a Francisco Pizarro, a cargo de dos menores.

El acto terminó con las palabras del alcalde. Agradeció el apoyo club Rotary Guadalupe-La Hispanidad para intentar conseguir ese título de patrimonio de la humanidad por su historia. Todo terminó con un ¡Viva Trujillo!, además de una foto de familia.

Novela

Antes de este acto, Gil Soto ofreció una conferencia sobre su novela 'Lágrimas de oro', que versa sobre el encuentro del imperio español con el inca. «Encantado de la divulgación de este episodio y de poner al personaje histórico en su sitio, precisamente en este momento que hablar de la Conquista de América es controvertido, así como de Pizarro». Este escritor recuerda que el proceso de documentación ha sido muy amplio, con el fin de ser lo más fiel posible a la historia.