El castillo, abarrotado, con el concierto de Niña Pastori / JSP

Un abarrotado castillo baila y canta al son de Niña Pastori

Javier Sánchez Pablos
JAVIER SÁNCHEZ PABLOS

Un abarrotado patio de armas del castillo trujillano vibró y cantó anoche al son de las canciones de Niña Pastori, que protagonizó la última velada del Festival de Música, Danza y Teatro, incluido en las fiestas patronales de Trujillo. Los 1.800 asientos dispuestos estos días se llenaron. Antes, se formó una larga cola para poder acceder al recinto. Ya, días antes, se colgó el cartel de entradas agotadas.

Es cierto que diferentes personas tardaron en entrar al concierto debido a que fue necesario ubicar a asisentes que habían ocupado asientos que no eran los suyos.

Niña Pastori, en el concierto. / JSP

La artista, poco a poco, fue calentando el ambiente de la alcazaba con sus canciones, muchas de ellas conocidas por el gran público. Al final, muchos de los asistentes terminaron bailando de pie con sus temas. Después, la fiesta continuó en el patio de San Pablo, con un gran ambiente.