El festival del 'Mical' destaca la importancia del cernícalo primilla en Trujillo

La ciudad cuenta con la Zepa más grande de Extremadura

Ganadores de los distintos premios, junto con el alcalde. JSP
PROPUESTA NOVEDOSA

El I Festival 'Mical Trujillo' quiere concienciar, difundir y preservar la Zona de Especial Protección de Aves (Zepa) urbana, existente en el municipio y que tiene al cernícalo primilla como estrella. Con esta pretensión, el Ayuntamiento, en colaboración con la dirección general de Medio Ambiente, puso en marcha ayer esta nueva iniciativa y que durará hasta el 8 de junio, con la realización de diversas actividades. La inauguración del festival coincidió con el Día Mundial del Medio Ambiente.

En esta primera jornada, algunos expertos impartieron charlas para destacar la importancia de este ave en la ciudad. Uno de ellos fue Anastasio Fernández, integrante del Servicio de Conservación de la Naturaleza y Áreas Protegidas del Gobierno de Extremadura. Recuerda que Trujillo cuenta con una Zepa Urbana de 125 hectáreas, la más grande en superficie de la región. Engloba la parte monumental, así como la plaza de toros. El último censo que se hizo, en 2004, se contabilizaron más de 100 parejas. Sostiene que se está haciendo un nuevo censo para tener datos actuales.

Para Fernández, una de las características más significativas de esta zona protegida de aves es que la mayor parte de la población de cernícalos está situada en su coso taurino, con unos tejados que favorecen su nidificación. El resto está repartida en distintos monumentos e iglesias. Reconoce que Trujillo es un sitio ideal para este ave rapaz, no solo porque tenga fácilmente lugares para hacer sus nidos, sino también porque encuentra, de una forma sencilla, comida en pastizales y cultivos agrícolas. Debido al atractivo que tiene el cernícalo primilla entre el turismo ornitológico, ratifica que es un recurso del que pueden vivir personas de la población.

En el acto de inauguración, estuvo el director general de Medio Ambiente, Enrique Julián, acompañado por el alcalde, Alberto Casero y la técnica de la dirección general de Medio Ambiente, Vanesa Palacios. Julián, en su intervención, anunció la puesta en marcha de un mirador para el avistamiento de aves entre la plaza de toros y el parque de San Lázaro, donde se invertirán unos 60.000 euros. Fuentes municipales también confirman que se continúa trabajando para que sea realidad un centro de interpretación sobre el cernícalo. Todo ello se une a la inversión que se hará en la plaza de toros para favorecer su nidificación. Por su parte, el primer edil destacó que esta primera edición del festival pondrá la primera piedra de un proyecto en el que se está trabajando para poner en valor ese patrimonio oculto de la ciudad, como es el medio natural. «Apostamos por un turismo de sensaciones».

A lo largo de estos días, se desarrollan talleres de sensibilización, rutas guiadas, así como una muestra de la artista trujillana Miriam Marín. También se pone en marcha una ruta gastronómica en la zona del Campillo. Todo ello se une a la entrega ayer de los premios de los concursos sobre el cernícalo primilla de fotografía y pintura.