Trujillo quiere pertenecer a la red nacional de juderías

El proyecto, que está elaborado, resume la vida en la ciudad de la comunidad judía desde el siglo XIII hasta el XV

El legado que dejó la comunidad judía en la ciudad trujillana es grande. Con la intención de dar a conocer esa impronta, el Ayuntamiento de Trujillo ha redactado un amplio proyecto para que la ciudad pueda formar parte de la 'Red de Juderías de España'. Este documento recoge la vida de los judíos en el municipio desde el siglo XIII hasta el XV, con detalle de su arquitectura, obras de arte, motivos decorativos, epigrafías, así como datos históricos y documentos encontrados en el archivo municipal y en el de Simancas.
Una vez terminado, este trabajo se presentará a pleno para su aprobación y será enviado a Toledo, lugar donde se encuentra la sede principal de la red española de juderías. Esta organización es una asociación pública sin ánimo de lucro que tiene como objetivo la defensa del patrimonio urbanístico, arquitectónico, histórico, artístico y cultural del legado sefardí en España. Este tipo de organizaciones puede atraer a Trujillo la celebración de congresos, jornadas, visitas e intercambios con otras ciudades españolas y europeas, entre otros eventos culturales que se organizan anualmente, según fuentes municipales.
En Extremadura, a esta red ya pertenecen Cáceres, Hervás y Plasencia, y faltaría Trujillo. El cronista oficial de la localidad, José Antonio Ramos Rubio, destaca la importancia que tuvo la población trujillana en la comunidad judía. «Contó con una extensa población en los siglos XIV y XV concentrándose entre las calles Corral del Rey, callejón del Verdugo Gurría, Zurradores, Azoguejo y Tiendas, donde aún se conserva la sinagoga». Este experto señala que existen otros elementos patrimoniales hebreos, como lápidas.
El concejal de Turismo, José Ramón Ruiz, matiza que intentar entrar en la Red de Juderías es una acción más para continuar con el trabajo de proyectar la ciudad al exterior. Considera que la inclusión de Trujillo en la red de juderías supondrá un gran beneficio, puesto que se abrirán nuevas puertas, que ayudarán a reactiviar el tejido industrial del municipio. «Reiteramos que la cultura debe ser uno de los principales motores de desarrollo de la ciudad», añade el edil.